JAIME I Y LA CONQUISTA DE BURRIANA

ANTECEDENTES

Jaime I llega a Burriana a mediados del mes de Mayo de 1.233, asediándola y produciéndose su conquista el día 16 de Julio. La decisión de la conquista de esta ciudad se produjo en las conversaciones que tuvieron lugar en Alcañiz, similar a la que cinco años antes había tenido lugar en Tarragona y en la que se había decidido la conquista de Mallorca, tal como se relata en el Llibre dels Fets, con Hug de Folcalquer, maestre de la Orden del Hospital y el noble D. Blasco de Alagón, quienes aconsejaron al rey iniciar la conquista del reino de Valencia por Burriana: “Car Borriana es lloc pla, e es prop de vostra terra, e venra.vos.hi per mar e per terra mills que no faria si pus lluny fossets en la terra; e, a fiança de Deu, al pus lluny haurets.la dins de un mes; e trobar.hi hets gran conduits; e aquest es lo millor lloc que jo se per vos començar a conquerir lo regne de Valencia”.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Jaime I

Tras su conquista, salieron de Burriana 7.032 musulmanes, pero eso no significa que vivieran todos en la ciudad, dentro de las murallas, sino más bien que se habían refugiado allí dentro huyendo de la guerra. Se les concedió 5 días para llevarse consigo lo que pudieran portar encima. Parte de ellos fundaron la localidad de Mascarell. Después de establecerse en Burriana, el rey otorgó la Carta Puebla el día de Todos los Santos de 1.233. Jaime I únicamente expulsó a los moros de Burriana y Valencia, pero sólo de dentro de las ciudades, no de los alrededores, porque necesitaba unas poblaciones amuralladas donde estén protegidas y seguras sus propias tropas para proseguir la reconquista del Reino de Valencia.




LOS FUEROS DE ARAGON

Yelmo del rey Conquistador


En algunas comarcas del nuevo reino los Fueros de Aragón eran los predominantes, otorgándose a varias poblaciones: Benasal, Albocasser, Benicarló, Burriana, etc. Es muy significativo el caso de Burriana, porque además de ser la villa más importante de las citadas era del dominio real, por lo que muestra, bien a las claras, las intenciones y preferencias del rey. Esta preferencia real por los Fueros de Aragón sólo seguirá parcialmente tras la conquista de Valencia, pues apenas ocupada la ciudad se les concedió a los judíos que quisieron quedarse en ella los mismos Fueros y Costumbres de las que gozaban los judíos de Zaragoza. Otra circunstancia que avala la tesis de la preferencia real por los Fueros aragoneses lo constituye el hecho del nombramiento, en Junio de 1.238, meses antes de la capitulación de la ciudad de Valencia, como “salvalmedinat” o “escribanía de los tribunales de justicia” a Ferrán Garcés para esa ciudad y a Martí Garcés para Burriana. Con ello el rey pretende trasladar la experiencia de la estructura política adquirida en Burriana a Valencia, aunque en esta ciudad, desde Noviembre de 1.238 ya se cambió a la nueva figura del “escribanía de justicia” al aplicarse los Fueros de Valencia. No obstante, y pese a estar vigentes ya Els Furs de Valencia, aún fueron concedidos en 1.240 y 1.241 los Fueros de Aragón a lugares últimamente conquistados y repoblados, tales como Vilafamés y Vinarós, y aún en 1.274 el rey los otorgaba a la recién fundada Vila Real, al igual que regían en Burriana, de cuyo término había sido segregado el de la nueva población. Ello dio un giro radical a partir de 1.329 en el que en las Cortes celebradas por el rey Alfonso el Benigno, Burriana, Vila Real y muchos nobles, que hasta esos momentos aún se regían por los fueros de Aragón, aceptaron definitivamente Els Furs del reino de Valencia. En esas mismas Cortes se realizó la compilación que hizo el notario del rey, Boronat Pera, por mandato del mismo rey y de las Cortes de Els Furs de Jaime I y de las propias Cortes de 1.329.

NUEVAS CONQUISTAS

La Reconquista significa sustituir el poder político musulmán por el cristiano, pero no la población. Sólo se expulsa la población musulmana intra murallas en Burriana y Valencia, como se ha dicho. Los de fuera de las murallas, así como los de las otras poblaciones permanecen en sus casas conservando sus leyes, costumbres y religión protegidos por los propios reyes cristianos.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Espada del Rey

Esto fue así en los siglos XIII, XIV y XV y queda reflejado en las Cartas-pueblas de la fundación de varias ciudades. Desde Julio hasta Noviembre de 1.233 caen en poder del rey las tierras desde Burriana hasta Cataluña. A finales de ese año se paraliza la conquista por no disponer el rey de recursos económicos para pagar a sus ejércitos, pues los nobles que le acompañan solo tenían obligación de servir al rey durante tres meses, según Fuero aragonés. En julio de 1233 Burriana está en manos del rey Jaime I y a final de año lo está todo el territorio desde dicha ciudad hasta Cataluña bien por la Corona o por los nobles. Llegados a este punto se produce una paralización del proceso de conquista por falta de medios económicos y por falta de nuevos repobladores. Sin embargo en 1236 las Cortes celebradas en Monzón proporcionan la ayuda económica necesaria que permite proseguir la campaña.

LA CONQUISTA DE VALENCIA

El 1 de julio de 1237 el rey Jaime I tiene su ejercito situado en el Puig de Santa María donde instala su campamento y permanece durante varios meses. En ese tiempo y con el objetivo de atacar Valencia trata de recabar mayor ayuda de catalanes y aragoneses. Sorpresivamente mientras el rey Jaime I anda ocupado en esas tareas se produce un ataque musulmán al campamento cristiano instalado en el Puig en el que finalmente resultan victoriosos los soldados del rey. Dicha circunstancia lleva a Jaime I a tomar la decisión de no abandonar dicha tierra hasta conquistar Valencia. A mediados de abril del año 1238 el rey se traslada a las inmediaciones de la ciudad de Valencia. Se aproxima a la ciudad por el Este para acabar rodeándola por el Sur en septiembre del año 1238. Tras un período de asedio la ciudad de Valencia capitula ante el rey Jaime I el día 28 de septiembre de ese año. Se concedió un plazo de veinte días para que todo aquel que quisiera abandonar la ciudad pudiera hacerlo. Finalmente el rey Jaime I entró en la ciudad de Valencia el día 9 de octubre de 1238. Una vez conquistada Valencia, el gran objetivo y anhelo del rey Jaime I este prosigue con el plan preestablecido para su conquista militar y en el año 1243 llega a la zona del Jucar incorporando a sus dominios la ciudad de Alzira. Posteriormente, en el año 1245 llega a los límites fijados con Castilla culminando de ese modo su hazaña militar.

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Estatua del Rey en Valencia

Jaime I tuvo la firme voluntad de crear el Reino cristiano de Valencia dotándolo de su propia estructura política, jurídica y administrativa aunque vinculado, dinásticamente a la Corona de Aragón. La decisión del Rey frustró las ambiciones de gran parte de la nobleza aragonesa que había participado en la campaña militar y que aspiraba a incorporar los territorios valencianos a la Corona de Aragón. Fruto de la presión ejercida por dicha nobleza algunas poblaciones valencianas se rigieron por los fueros aragoneses. Dicho epílogo no deja de ser un reflejo de la difícil relación que mantuvo el Rey con la nobleza durante todo el proceso de conquista circunstancia que, en algunas ocasiones, llegó a comprometer la suerte final de la conquista. En cualquier caso el desenlace final del proceso de conquista emprendido por del rey Jaime I evidencia que nos encontramos no solo ante un rey de indudable prestancia militar sino también ante un hábil diplomático que supo manejar las crisis desatadas por la nobleza. La figura del rey Jaime I se erige, pues, con un marcado carácter de ambición, valentía, decisión y clarividencia constituyendo, sin ninguna duda, un personaje histórico a la altura de la empresa que consiguió materializar.


--Al096912 19:43 8 nov 2009 (UTC)